EL LIDER CARISMÁTICO Y YO

-La verdad es que entre el líder “carismo” y yo hay concomitancias notables y discrepancias comportamentales evidentes…Me explico:

-En la intención podemos coincidir…de hecho coincidimos…Ambos queremos beneficiarnos a Mary Puri la maciza…¡Eso es obvio!…Pero hay terminan los paralelismos.

-Mientras que yo lo intento con mis escasos recursos personales: mi ajada donosura, mi desparpajo que intenta ser fluorescente y mi poca vergüenza que me lleva a la proposición abierta pero sincera, de buscar para ambos el placer del refocile utilizando terapias consensuadas, él no…

-El líder carismático piensa que ya se lo ha currado y posiblemente así sea, para alcanzar su preeminente posición y una vez logrado la tal, ¡ancha es Castilla!

-Él ve a Mary Puri como un cacho carne, pero no se lo dice…Es más, trata de ocultarlo arteramente y se monta el rollo de que el llevarla a las hortalizas, es por el bien de la interfecta y ¡claro! su carismática posición le sirve de aval.

-Ya se que juego en desventaja…¡bueno, depende de Mary Puri y su criterio! pero mi azarosa peripecia marypuresca, en mi ocaso aventurero y pícaro, me lleva a la conclusión de que Mary Puri a la larga, cuando nos recuerde a ambos, tendrá para mi una leve sonrisa de complicidad.

-O por lo menos eso espero y si no, ¡vaya un mal rollo! que me he montado por no querer ser líder carismático.

-¡Ea!

Agustin Muro