LA TABERNA DE PLATÓN
EPÍSTOLA A LOS GILIPOLLOS

-Como mi chándal de la Expo de Sevilla se está cayendo a cachos y tiene más lámparas que el Palacio de Oriente, he tomado la drástica decisión de comprarme otro…

-Se lo comento a mi santa que está más puesta en lo del consumo y me dice: “mira Agus, en la carretera del Puerto (de Sagunto) han abierto un Decaslón de esos…”

-¡Total! que hemos ido…Todo muy bien, mu nuevecito y dentro, todas las mercancías ordenadas en pasillos con sus rótulos, como un Carrefour, pero en inglés.

-Como busco un chándal de los de toda la vida y no me aclaro, pregunto a un grácil mozuelo (un vendedor) que por allí deambulaba y me atiende amablemente.

-¡Verá usted caballero! Ha de buscar por especialidades deportivas…¿para que actividad lo quiere? ¿rutin, marchin, puentin…?

-¡Hombre! le digo yo…lo quiero mayormente para rascarme los güevos en el sofá, mientras me duermo esperando a que el Brasero salga para contar eso del tiempo en Antena 3.

-¡Bueno!, me responde, como eso no es una especialidad deportiva, habrá que conjuntar piezas de otras modalidades…

-¿Y para fucking? le inquiero…

-Tampoco, tampoco está contemplada esa modalidad deportiva en nuestro catálogo de prendas…

-¡Pues es una lástima! le replico, ya que con el refocile se pierden muchas mantecas.

-¡Total! que para no ponerlo nervioso, nos hemos ido al Corte Chino que está un poco más pallá y me he comprado dos chándales; uno pa rascármelos los festivos y otro para los días de diario, mientras le comentaba a mi santa que esas tiendas son una gilipollez mu grande.

-Y ella que es más reflexiva que yo y mucho menos montaraz, me ha aclarado el tema…”los de las tiendas esas lo que son es mu listos…los gilipollos son los que se disfrazan de spormanes y se dejan la pasta en trapitos de colorines”.

Viñeta y texto de Agustín Muro