LA TABERNA DE PLATÓN
LA JAUJERIA

-Va por la mañana el exministro de la chaqueta apretá y se descuelga con dos pelotazos: uno que defraudar a Hacienda según él es legal y otra “que lo hace to dios”

-Acto seguido echa la culpa de su cese a la jauría que le afean su conducta.

-¡Vamos a ver señor Mínimo! usted es un defraudador (lo dice Hacienda); además es un borde por insultar a sus denunciantes, pero sobre todo la chaqueta le queda ridícula, se rasca los huevos en público y el sombrerito paja le queda fatal.

-Usted tiene problemas éticos y estéticos…Y este país, aunque crea otra cosa no es Jauja…¡So listo!

Viñeta y texto de Agustín Muro