LA CAMPANA DE HUESCA…O DE BARCELONA…O DE DONDE SEA.

-A Ramiro II “el monje”, rey de Aragón en el año de la pera, se le enchularon doce nobles cabroncetes y los afeitó en seco…¡Claro que en esos años ni había constitución ni na de na!

-Ahora, unos cargos políticos que se ocupan de acuerdo a una magna Ley, se ponen golpistas y se la saltan sin más, siendo esa Ley quien les legitima.

-En cualquier país donde las leyes imperen para todos, los máximos responsables del golpe, ya estarían detenidos por sedición, por orden del fiscal general del Estado y en prisión preventiva a disposición del tribunal correspondiente.

-Como aquí no se ha hecho lo apuntado, los golpistas se crecen y salen con eso de que “a ver si detienen a los 700 alcaldes progolpe”.

-¡Coño! …que no hace falta eso…Se aplica la ley a los cabecillas y ya está.

-Ramiro II le echó un par de güevos para liquidar el problema ya que no tenía más ley que la fuerza; pero ¡coño, señor Presidente! que usted tiene la fuerza de la Ley…

-“Tú, tú y tú, al talego”…Y luego si eso, ya sacará la espada.

texto y viñeta de Agustín Muro