AMORRARSE

-A mí que una jacarandosa damisela, efervescente de sana lujuria y pasión, succione con deleite el varonil atributo de su partenaire, no sólo me parece bien sino que lo considero estimulante y ameno para ambos; a no ser que…

-De igual modo y manera, que un hocico travieso de lechón tierno, rubicundo y juguetón, hoce con fruición en la gruta de las esencias femeninas, no sólo me parece justo y necesario, sino que incluso lo considero conveniente y muy de agradecer; a no ser que…

-Y lo del “a no ser que” viene a cuento por la serie de episodios que están poniendo al descubierto comportamientos inadecuados e impositores, más en consonancia, con antiguos derechos de pernada que con el ejercicio de la libertad personal; a no ser que…

-Y es que ayer la señora Lewinsky se descuelga con unas declaraciones en las que manifiesta que, en efecto, succionadora fue y por voluntad propia y consentimiento otorgado…

-Pero que ¡claro!…ella entonces era una virginal e inexperta doncella, impresionada por la potestad del político más poderoso del mundo y ¿qué iba a hacer?

-O sea que a lo que parece inexperta lo era en parte ya que en succionar si que hay indicios de que lo fuera o fuese.

Viñeta y texto de Agustín Muro