LA ” TARJETA BLACK ” Y LA JUNTA DE ANDALUCÍA

El rastro del dinero conduce a un «agujero negro», que es la definición utilizada desde sus orígenes para la Faffe, una Fundación conocida como un «nido de enchufismo» de socialistas, por tener a sus trabajadores «mano sobre mano» –expresión literal utilizada en reiteradas ocasiones en las comisiones parlamentarias– y, más recientemente, por el gasto de cerca de 15.000 euros en un club de alterne la misma jornada que el entonces presidente Griñán remodeló el Gobierno y el ex consejero Antonio Fernández abandonó la cartera de Empleo.

Este diario ya informó en junio de 2015 del dispendio en «Jamón 5J y langostinos, con cargo a una fundación de la Junta» o en mayo de este mismo año de que «la caja central de Faffe sufragó comidas de directivos, ‘dos o tres cargadas por Villén’». Con la tarjeta que utilizó el ex director general de la Faffe en el Club Don Angelo, según la documentación de los movimientos, se realizaron, asimismo, cargos por valor de casi 4.000 euros en restaurantes y hoteles en apenas cuatro meses.

Tan sólo una hora antes «el día del burdel», se realizó un pago de 613 euros a débito, señaló la vicesecretaria general de Sociedad del Bienestar del PP-A Ana Mestre. La documentación del caso que instruye el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla evidencia que «el Gobierno andaluz mintió deliberadamente el 8 de mayo», según el PP-A. Con el movimiento de la tarjeta, se acredita el gasto en un club de alterne la noche del 22 de mayo. Después de que Griñán «destituyera a varios de sus consejeros, una tarjeta Mastercard de Faffe se usó 15 veces por un importe total de 14.737 euros en el club de alterne Don Angelo de Sevilla».

La Junta «aseguró que sólo se gastaron 1.563 euros en tres años –2008, 2009 y 2010–, y ha quedado acreditado que, aparte de los 14.737 euros del club Don Angelo» sólo la referida tarjeta Mastercard «generó gastos por un total de 3.863,19 euros, fundamentalmente en restaurantes y hoteles en poco más de cuatro meses, entre el 8 de noviembre de 2009 y el 22 de marzo de 2010». También se evidencia «la mentira sobre que los gastos de 2008 a 2010 sólo se generaron con una tarjeta».

La tarjeta del club de alterne «se contrató el 26 de octubre de 2009 y el primer pago se realizó el domingo 8 de noviembre de ese año por un importe de 122 euros en un mesón». Mestre urgió a la Junta a «aportar cuanto antes las facturas para saber dónde empezó la juerga que acabó en el club de alterne el día que Griñán remodeló su Gobierno».

La Razón