LA TORERÍA DE ANTONIO FERRERA

El gesto de Antonio Ferrera, que se negó a banderillear un toro tras escuchar silbidos a la bandera de España, se ha convertido en una de las imágenes del fin de semana. Con la plaza de toros de Bilbao en ebullición, el diestro tomó la decisión, soltó los palos y ordenó a su cuadrilla seguir con el tercio.

«Yo respeto mucho a todos y exijo respeto a España. Esto es España y yo me siento muy español», sentenció en el callejón.

La Gaceta