LA TÓXICA INFLUENCIA DE ZAPATERO EN SÁNCHEZ

El ascendiente que Zapatero tiene sobre el Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias es una desgracia para el PSOE, pero sobre todo para España. Zapatero fue el artífice de la recuperación del guerracivilismo y el ideólogo del cordón sanitario contra la mitad del país, ejecutado con ayuda del separatismo.

Ayer confesó a Carlos Herrera en COPE que prefiere Podemos a Cs: desea que el sanchismo perpetúe su sectarismo. Para redondear la simetría, el mercado laboral sufrirá el impacto destructivo de la pandemia como con Zapatero sufrió el estallido de la burbuja. El buenismo se tornó pesadilla.

Bien haría Moncloa en escarmentar en cabeza ajena, pero lo impide tanto la dependencia ideológica y financiera de Podemos respecto de la tiranía chavista como la infame labor de blanqueo que Zapatero despliega en favor de Maduro, con cuyo régimen criminal trabó lazos ya desvelados por EL MUNDO: su embajador en Venezuela, Raúl Morodo, recibió 35 millones de la Petrolera Estatal y desvió parte de ese dinero desde cuentas off shore a la cúpula del régimen chavista.

Y el turbio episodio con Delcy Rodríguez por el que tanto ha mentido Ábalos sigue pendiente de explicación.

Ojalá Sánchez escuchara más a Felipe González y menos a Zapatero.

El Mundo