Para mí ya está claro, por no decir clarísimo, estos pájaros quieren hacer hoy lo que ayer hizo mi admirado Fernández Miranda, cambiar el Estado desde la ley a la ley sin  salirse de la ley  (naturalmente con una diferencia rotunda, que Don Torcuato se inventó la «Ley para la Reforma Política» con un solo objetivo: cambiar la Dictadura por la Democracia y «ellos» lo que pretenden es cambiar la Democracia por una Dictadura).
Y  no otro es el objetivo que se esconde en la Proposición de Ley para la Reforma del Consejo del Poder Judicial: cargarse el Estado del 78 y traer otro nuevo, el suyo. O sea, acabar con la Monarquía, hacer una nueva Constitución e implantar la III República, de claro matiz comunista.
¿Y cuál es la «trampa saducea»?
También está claro. EN LOS TRES QUINTOS, obligados por la Constitución, porque «ellos» saben que no podrán hacer cambios fundamentales (entre ellos, claro,  lo del Poder Judicial) si a la hora de votar en el Congreso no tienen asegurados los 210  de los 350 que conforman la CÁMARA… y eso es imposible si no se ponen de acuerdo las dos fuerzas mayoritarias, con la situación actual ni con otra parecida tras unas nuevas elecciones.
¿Y qué pasaría si en lugar de exigir LOS TRES QUINTOS fuese suficiente en segunda votación con LA MAYORÍA ABSOLUTA?… pues está muy claro. Que en  una primera votación la propuesta, fuese la que fuese y para cambiar o suprimir o suplantar lo que fuese (cambios en la Constitución, Ley electoral, Forma de Estado, etc), saldría derrotada, pero saldría adelante en una segunda votación si solo basta con la mayoría absoluta (176), ya que ésta sí la tienen o pueden tenerla uniendo, otra vez, a los de la Moción de Censura que les dio el Poder.
Esta es la cuestión. Esto es lo que pretenden. Esta es la trampa saducea… conseguir que se apruebe la Ley haciendo creer que sólo es para acabar con el bloqueo del CGPJ  (ocultando  que el verdadero objetivo es el cambio del Estado del 78)…
Eso sí, inmediatamente que consiguieran cargarse lo de LOS TRES QUINTOS  ancha es Castilla, ya que a renglón seguido irían a cambiar la Ley Electoral.. ¿Y eso?…
JÍ,Já, jí, já… pues también está claro, porque estos «expertos en democracia venezolana» no están dispuestos a perder o a no ganar por mayoría aplastante cualquier otro tipo de elección que se haga… y, si es posible, evitar que haya elecciones (nunca más, por supuesto), que es lo más probable o seguro.
Y termino con un recuerdo especial para el cerebro que hizo el milagro de cambiar un Régimen por otro sin despeinarse… porque sólo él, aquel Don Torcuato Fernández Miranda, a quien tanto admiré en vida y seguiré admirando por siempre, podría frenar lo que estos sujetos pretenden, Porque de «Trampas saduceas» él sabía más que nadie en este mundo.
Lo malo es que lo que hay (el barbitas y sus egeas) sabrán mucho de Recursos y de palabras duras (palabras, palabras, palabras, como decía mi  Hamlet), pero de política saben lo que mi «Lara»… lo que quiere decir, y ahí radica mi pesimismo, es que ya nos podemos dar por «jodidos» (con perdón)… y el que no lo vea que se detenga a estudiar lo que ya han ideado para hacer frente a la Moción de VOX: que los diputados puedan votar desde sus casas (con lo cual dejan casi vacío el hemiciclo) y que no se televise en directo… es decir, aislar al señor Abascal para que sólo lo escuchen los suyos…¡Ah, y fuera, o sea, en los Medios de información, casi todos dominados, como los periodistas, la Ley del Silencio o/y la del garrote.
Señores, si ayer la atención nacional (y mundial) estuvo en el 155 famoso (já, já, já) hoy, mañana y muchos días, o meses, o años más, será eso de LOS TRES QUINTOS. Ya me lo dirán cuando vayan para Siberia.
 (¡¡ Ah, y si quieren recuperar el optimismo que yo les robo lean, sin falta, el artículo-radiografía que publicó días pasados en «El Correo de España» mi admirado Mario Conde, «La pandemia económica», porque entonces la pandemia del virus les parecerá un fin de semana sin sol  !!)
Julio Merino ( El Correo de España )