La Mentira le dijo a la Verdad:
«Vamos a darnos un baño juntos, el agua del pozo es muy agradable. La Verdad, todavía sospechosa, probó el agua y descubrió que era realmente agradable. Así que se desnudaron y se bañaron. Pero de repente, la Mentira saltó del agua y huyó, vistiendo las ropas de la Verdad.
La Verdad, furiosa, salió del pozo para recuperar su ropa. Pero el Mundo, al ver la Verdad desnuda, miró hacia otro lado, con ira y desprecio. La pobre Verdad regresó al pozo y desapareció para siempre, ocultando su vergüenza.
Desde entonces, la Mentira corre por el mundo, vestida como la Verdad, y la sociedad está muy feliz … Porque el mundo no desea conocer la Verdad desnuda.
Juan José Molinera Jimenez
Pintura: La verdad que sale del pozo, Jean-Léon Gérome, 1896.