La vida pública debe someterse a una catarsis profunda y sincera.