LA VIEJA RECETA

Más gasto, más impuestos, más déficit,… El Gobierno de Pedro Sánchez vuelve a hacer suya la vieja receta socialista que tantos problemas ha generado a la economía española. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el techo de gasto del Estado y la nueva senda de reducción del déficit, dando más margen a Estado, Ayuntamientos, Seguridad Social y comunidades autónomas para sanear sus cuentas y devolverlas al equilibrio, o lo que es lo mismo, les da más margen para que gasten más.

Es exactamente lo mism o que hizo el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero cuando en 2004 llegó a La Moncloa. Pero hay una diferencia que hace que las políticas expansivas actuales sean incluso más peligrosas que aquéllas, y es que entonces las cuentas públicas estaban prácticamente en equilibrio y la deuda no llegaba al 40% del PIB; hoy el déficit público está todavía cercano al 3% del PIB y la deuda supera el billón de euros.

El margen de maniobra es muy pequeño y el problema, como siempre, no es para hoy, sino para un futuro no muy lejano. La velocidad de crucero de la economía española aporta más ingresos y puede disimular ese aumento del gasto, y los bajos tipos de interés hacen relativamente asumible la elevada deuda. El problema vendrá cuándo se frene la actividad y el precio del dinero comience a subir, lo que va a ocurrir en breve.

Al final las finanzas de los Estados no son muy distintas a las de las familias. No se puede gastar constantemente más de lo que se gana, y hay que aprovechar las etapas de vacas gordas para reducir las deudas y ahorrar para cuando las cosas no vayan tan bien. Es una lección que a muchos les cuesta aprender.

Yolanda Gómez Rojo ( ABC )