La Villacís, con esa pose de indignación moral tan típica, ha atacado a un concejal de VOX que exhibió la foto de ella con su hija recién nacida.

El concejal se ha arredrado un poco ante el “escrache” mediático y en las redes que ha sufrido enseguida,  y ha  pedido disculpas. Mal hecho. Tendría que haber dicho algo así:

“Mire usted, señora Villacís, la foto no se la he robado de casa, es pública, usted misma la ha exhibido utilizando políticamente a su hija, como vienen haciendo otras señoras  políticas de su sesgo. No quisiera llamarle explotación infantil, pero se le parece algo. Y siendo pública, y siendo usted un personaje político, la puede utilizar cualquiera, no solo usted. Las dos cosas son perfectamente legales.

Yo he querido usar la foto en defensa del derecho a nacer, pero usted es abortista, considera un derecho irrenunciable  liquidar vidas humanas en el seno materno sin necesidad siquiera de consultar al padre. ¿Qué nos está diciendo usted con su publicidad?

Nos está diciendo que usted podría muy bien haber matado a su hija antes de que naciera,  como un derecho y dijera el padre lo que dijera,  por tanto sin ningún escrúpulo legal ni moral; pero que, por algún sentimiento no explicado, quizá incluso un capricho, ha preferido magnánimamente  dejarla nacer.

Quisiera señalarle también que ese “derecho irrenunciable”, esa “libertad”, causa la pérdida de cien mil vidas humanas al año en España, mientras, casualmente, políticos como usted promueven la inmigración masiva; “por solidaridad humana”, dicen, y  porque, también dicen, “pagará nuestras pensiones”.

Le ruego reflexione usted sobre estas cosas y no adopte una pose de indignación que al final resulta algo risible”.

Pío Moa ( El Correo de España )