Si progresismo es no depilarse, no lavarse, en general una abierta laxitud de las normas protocolarias de higiene, cambiarte de sexo como de camisa, y que te lo pague la seguridad social, enseñarles a los niños en el colegio a masturbarse, perdonar infidelidades a diestro y siniestro porque “todo vale”  y “somos muy modernos”…

Fumar porritos como si no hubiera un mañana, en lugar de mantenerse sano haciendo deporte y ejercicio físico moderado para aliviar la ansiedad y los estragos del estrés…No sé a ustedes Señores pero a mí  no me acaba de convencer ésta soberana mierda y tengo 38 años, no sesenta pero aún así.

Me voy a comprar una máquina del tiempo y a viajar a la época victoriana, donde los hombres aún eran caballeros y no princesitas y donde las damas eran Señoras de verdad y no feministas criminales que abogan por el embrutecimiento de la mujer.

Amigos decimonónicos…¡¡¡ Allá voy !!!

María Inés Pampano ( El Correo de España )