**Marañón definió la república como una orgía de canallería y estupidez. Es la definición más precisa. Y por eso el Doctor encuentra en ella un “vínculo luminoso”.

**La república no habría llegado sin la casi impositiva colaboración de los monárquicos. Lo mismo que el Doctor y la rebeldía en Cataluña no habría llegado sin la colaboración previa del PP.

**Asombra que tan pocos se percaten de que las maniobras  de 1930-31 para destruir la monarquía en 1930-31 se estén repitiendo actualmente. Me refiero a políticos, analistas y periodistas: no se percatan por “falta de formación histórica e ideológica”.

**La gran mayoría de las historias de la guerra civil prescinden del hecho decisivo: en qué consistió el Frente Popular. Basta tenerlo en cuenta para entender todo lo demás.

**¿Por qué se llegó a la guerra civil? Piensen un poco: el Frente Popular fue una alianza de separatistas y sovietizantes más algunos comparsas tipo Azaña. Basta señalar este “detalle” para entender el porqué de la guerra. Y la enorme fortuna para España de que el Frente popular perdiera.

**El Frente Popular trajo el caos a la república y finalmente acabó con ella. Y el franquismo acabó con el Frente Popular.  Que ahora intenta volver y al que es preciso derrotar de nuevo.

**Infinidad de historiadores y comentaristas de derecha insisten en que “hay que olvidar  la república y la guerra, dejarla para la historia, y mirar al futuro”, revelan no tener idea de los problemas políticos de aquel tiempo, que han revivido en el nuestro.

**Los historiadores de izquierda y separatistas tocan siempre la misma melodía con su pandereta: : “¡Qué pena aquella enorme ilusión y esperanza de la república! ¡Qué pena su derrota!”

**Por historiadores de pandereta me refiero a los Preston, Jackson, Viñas, Casanova, Álvarez Junco, Juliá, Fontana y un muy largo etc. Pueden poner en internet  el nombre de cada uno de ellos  junto al  mío, y entenderán por qué no han podido rebatirme y por qué les encanta la ley sovietizante de memoria histórica, o no se oponen a ella. Les resulta un buen refugio.

Me dice un amigo que  Jiménez Losantos ha recomendado Los personajes de la república vistos por ellos mismos. Se lo agradezco desde aquí, porque todos los grandes medios practican la censura a mis libros. En Los personajes empleo una metodología creo que nueva, y extraordinariamente útil para entender el pasado: contrastar las memorias de los principales protagonistas.

Este método desmienten de entrada la mayoría de las historias sobre aquel tiempo. Ir a los protagonistas, con sus interpretaciones, aspiraciones,  juicios errores y mentiras, permite prescindir de las “traducciones” que les hacen tantos historiadores de chicha y nabo como produce nuestra lamentable universidad.

Pío Moa ( El Correo de España )