**El problema de las elecciones en Madrid se condensa en este aserto: Ayuso está haciendo el discurso de VOX en beneficio del PP. No parece que lo haga como una maniobra intencionada, pero el efecto práctico puede ser el mismo: desviar muchos votos que deberían ir a VOX.

**VOX debe, por tanto, matizar mucho su mensaje. Discurso propio al margen de Ayuso, aunque se le parezca, y no contra ella, pero sí contra el PP.

**Centrar la denuncia en el Coletas sería un gran error. A estas alturas el Coletas no es casi nada.  Tendría que resultar un verdadero genio de la agitación para salir de la ruina a que le han llevado sus propios manejos,  y  de genio no tiene mucho. El gran problema es el Doctor, a quien viene extraordinariamente bien que la oposición se concentre en el Coletas.

** El Doctor y el Coletas comparten el mismo proyecto político, antiespañol y  liberticida. La diferencia está en que el  Coletas al lado del  Doctor es como un timador de esquina al lado de un estafador profesional.

**La disyuntiva, por tanto no es  “comunismo o libertad”, sino “socialismo o libertad”, como inició Ayuso en un primer momento, corrigiendo luego a “comunismo”. Para el PP, el Doctor y su cuadrilla no son el problema: al contrario, el PP ansía volver a los “buenos viejos tiempos” de “diálogos” con el PSOE y los separatistas. Cuando en cada diálogo se hundía  un poco más la unidad de España y la democracia.

**Sin la denuncia constante del Doctor y del significado práctico del “centrismo” del PP y su balance, el país seguirá en la misma deriva, a la que no quedan ya muchas opciones antes del derrumbe.

**El lema “echar al Doctor” no podría funcionar sin el complementario: “e impedir que le suceda el PP, auxiliar del PSOE y los separatismos”.

**La defensa de la monarquía es indispensable, porque es una herencia del franquismo, concebida como un factor de moderación política y de continuidad histórica de España. El mejor modo de defenderla es, no obstante, recordar la experiencia histórica de la II República y el Frente Popular, mostrando cómo los actuales republicanos no mejoran, incluso empeoran a los que en los años 30 llevaron a España a la catástrofe.

Pío Moa ( El Correo de España )