LAS REGLAS DE LA JAURÍA

Me sorprendió la denuncia de la «jauría» por parte de Màxim Huerta en el anuncio de su dimisión. Y no porque discrepara de su calificación del ambiente político reinante, sino por su distorsionada idea de la jauría. Su incomprensión de que las reglas de la jauría han sido impuestas por los mismos que le hicieron ministro a él. Su dificultad para entender que se tuvo que ir por el clima político creado por los suyos. Unas reglas con las que también expulsaron del Gobierno al Partido Popular. O con las que forzaron hace no hace mucho tiempo la dimisión de José Manuel Soria por un asunto aún menos grave que el de Màxim Huerta, entre tantos y tantos ejemplos.

O con las que acosaron hasta límites escalofriantes a Rita Barberá. Nunca sabremos en qué medida ese acoso, una auténtica jauría mucho más salvaje que la que afectó a Huerta hace unos días, influyó en el agravamiento de su salud y su muerte dos días después de declarar ante el Supremo, pero lo cierto es que Rita Barberá murió tras meses de infierno mediático por acusaciones de corrupción. La supuesta corrupción, los gravísimos hechos por los que todos los partidos de la oposición y un buen número de medios de comunicación exigieron a Mariano Rajoy su depuración política, ascendía a 1.000 euros, y no 1.000 euros que se hubiera gastado indebidamente Rita Barberá, sino 1.000 euros que supuestamente ella y otros militantes entregaron al partido para blanquear dinero del partido. Por «blanqueo de capitales», decía la acusación, por intolerable corrupción, decían los partidos de la oposición sobre esos 1.000 euros. Rita Barberá murió sin más medios económicos que los que tenía en el inicio de su carrera política, pero destrozada anímicamente por la persecución de la jauría.

Es un ejemplo como tantos otros. También el del propio Màxim Huerta sobre cuya forzada dimisión albergo muchas dudas. Como explicó el exministro, su deuda fiscal estaba saldada después de sus divergencias con Hacienda y un proceso judicial al que tenía derecho como cualquier contribuyente. Pero algunos han convertido el debate político en esto, en el uso de cualquier medio para el desgaste y destrucción del adversario político. Sin que importen demasiado los principios morales, la verdad, la dignidad de las personas. Las reglas de la jauría han establecido que todo asunto susceptible de ser útil para la destrucción del adversario será usado independientemente de su verdad y de la propia moralidad de su uso. Y lo mismo es forzado a dimitir Màxim Huerta por un proceso judicial perdido con Hacienda que es echado un Gobierno por una sentencia judicial que no tenía nada que ver con ese Gobierno y con una moción de censura sostenida en una mentira, la mentira de que el PP fue condenado por corrupción.

Edurne Uriarte ( ABC )