LINCOLN Y CATALUÑA

Hagamos un ejercicio de ficción. ¿Cómo reaccionarían los EE.UU. si un estado como Florida quisiera independizarse? ¿Qué pensaría Lincoln? Imagínenlo. Incluso hagan un nuevo esfuerzo y proyecten en su mente cómo responderían los franceses si los bretones de su país decidieran escindir la Bretaña de manera unilateral.

Cabe ir más lejos: recuerden cómo actuaban los británicos con el despliegue de miles de soldados en el Ulster, aunque pueden fantasear con la firmeza del Gobierno británico cuando se rompen las normas elementales del Estado de derecho.

Por eso me resulta tan insólito visionar, aunque sea por un instante, a algunas plumas progres e indocumentadas de Princeton, la Sorbona u Oxford tratando de reprochar al Estado español la defensa de su orden constitucional y su legítimo derecho a preservar la unidad e integridad territorial en la cuestión catalana.

Frivolizar en la distancia, sin compromiso alguno con el rigor histórico y con una notable mala relación con la realidad española, resulta intelectualmente endeble y coloca en su decadencia a algunas instituciones… Salvo que hayan cobrado del dinero de todos los españoles.

El Astrolabio ( ABC )