Llegaron hasta Cibeles
las huestes de Doña Ayuso
y a Sánchez, que es un iluso,
le tocó los cascabeles.
Lucharon sin metralletas,
con la palabra y la voz,
y le dieron una coz
al comunista Coletas.
Metieron en pozo hondo
a la izquierda comunista,
porque Ayuso es más lista
que el fraile de Gabilondo.
Por fin España respira,
esto ya no es lo mismo,
han pateado al Sanchismo
y Pablo se fue de pira.
Andres Nieto