LO IRREVERSIBLE

El catálogo de preocupaciones de la España actual es considerable. Algunas se pueden remediar, otras acometer con valentía y la mayoría posponerlas.

Poco podemos esperar del Gobierno elefantiásico que nos ha tocado, por el escasísimo margen de dos escaños. Lo que resulta más preocupante e inquietante del instante presente es todo aquello que Sánchez y sus coaligados de extrema izquierda puedan hacer y finalmente no haya capacidad de dar marcha atrás.

Podemos convivir con pin o sin pin, con Celaá diciendo barbaridades y con políticas fiscales agresivas y contrarias al crecimiento económico.

Lo que ya no vamos a poder arreglar es todo aquello que suponga cambiar el armazón constitucional por la puerta de atrás.

Las líneas rojas están marcadas entorno a la unidad de España, pero Sánchez, ese hombre que tiene pánico a las ruedas de prensa, está tratando de jugar con ese bien moral por el mísero plato de lentejas de mantenerse un tiempo en La Moncloa.

Ahí está el peligro cierto: atentos a todo aquello que sea irreversible. Este Gobierno, ya lo ha demostrado, tiene una agenda oculta.

El Astrolabio ( ABC )