LO PEOR DE LA SEMANA

1. La estupidez, rayana en el ridículo, de quienes dicen que la vagina es una palabra machista y proponen sustituirla por “agujero delantero”. ¿Agujero? Será, en todo caso, raja o, para evitar la agresiva masculinidad de la o, “agujera delantera”. ¿Seguirá llamándose culo la trasera?

2. La ridiculez, rayana en la estupidez, de sustituir, como lo han hecho en algunos cruces de Galicia, los pasos de cebra por pasos de vaca. ¿Harán lo mismo en la India?

3. La estupidez, ridiculez y salvajismo de las veintidós mil personas, por llamarlas de algún modo, que han intervenido, como vienen haciéndolo año tras año, en la tomatina de Buñol. La FAO debería intervenir. ¡Con tanta hambre en el mundo!

4. La estupidez, ridiculez, salvajismo y horterada del Bolotoro, típico invento de la progredumbre antitaurina que acaba saliendo por la culata. O por el culato, si nos ponemos machistas.

5. La metedura de pata de Jordi González al sostener que los franceses abolieron la pena de muerte en 1781, ocho años antes de que la guillotina se convirtiera en el máximo símbolo de la Revolución Francesa. Verdad es que luego, tras recibir los capones en forma de tuits propinados por la audiencia, se comió lo dicho. No estaría de más que Jordi leyera el comienzo de El siglo de las luces, de Alejo Carpentier.

Fernando Sánchez Dragó ( El Mundo )