LO QUE HAGA FALTA

El drama humano es lo que de verdad importa. Cada enfermo, cada muerto, en sí mismo es una pequeña tragedia. Compadecerse del dolor de los otros nos hace más humanos. En las pestes siempre aflora lo mejor y lo peor.

Después, está el futuro. Lo que va a venir tras este tiempo duro y recio que jamás creíamos que íbamos a vivir. Tras el dolor de cada uno, irá aflorando de nuevo la vida, y aunque parezca ahora prosaico, habrá que intentar recuperar el pulso económico, que no es que esté en pausa, está prácticamente desaparecido, salvo casos muy contados.

Por eso sería bueno que Sánchez se tomase muy en serio la recuperación económica si no quiere añadir un drama más a los que ya padecemos. «Lo que haga falta…», dijo con esa ampulosidad tan vacía que le caracteriza.

Pues bien, lo que hace falta es que la empresa privada española, que tan crucial se ha demostrado en esta crisis, reciba la financiación como en Alemania, con el 80 por ciento del aval del Estado, tanto para la nueva deuda como para la vieja.

¿Prosaico? No, el futuro.

El Astrolabio ( ABC )