LO QUE IMPORTA ES GOBERNAR, NO GANAR

En este tiempo de paradojas que nos toca vivir, hemos demostrado en España que ya no es necesario ganar las elecciones, ni siquiera ser la lista más votada, para gobernar.

Ahí está Sánchez, que ha ocupado nueve meses La Moncloa con el peor resultado de la historia del PSOE: 84 escaños. Él estrenó el «No es no». Aplicando su misma medicina, el 28 de abril puede encabezar la candidatura con más apoyos y, sin embargo, ver cómo se forma un gobierno de coalición, en caso de que el centro-derecha sume los 176 diputados de la mayoría absoluta, situación que nadie debe descartar.

Así que ahora en democracia lo importante no es ganar, sino gobernar. En algún caso, como ha hecho Sánchez, a cualquier precio. Él es el responsable de este poco edificante esquema de la vida política española.

Primero bloqueó al candidato más votado y finalmente aprovechó la picaresca de un ladino juez -con pandilla jaleándolo por detrás-, para presentar una insólita moción de censura que nos ha traído hasta aquí. Pero yo vuelvo a repetirme y me atrevo a recordarle al lector que los que votamos tenemos la responsabilidad de cuanto acontece.

El Astrolabio ( ABC )