LO QUE NUNCA OCURRIRÁ

¿Se acuerdan de Iván Ilich, el personaje de Tolstoi que creía que solo se morían los demás hasta que llegó su funeral? Algo de eso nos ocurre a la mayoría. Siempre pensamos que se van ellos, los otros, que a nosotros no nos alcanzará el Covid.

Si nos detenemos un segundo a valorar la negra estadística de fallecidos en España durante esta pandemia, no andamos para tirar cohetes. Nos encontramos entre los países donde más personas han perdido la vida por millón de habitantes.

Y eso que estábamos advertidos por la OMS, como el resto del mundo, desde el 30 de enero. Algo parecido nos ocurre con nuestras libertades y nuestra democracia. Damos por hecho que determinadas situaciones nunca nos van a afectar, que eso solo sucede en lugares remotos.

En España ningún agente osaría, por ejemplo, reprimir a una persona que llevase la bandera de nuestro país. Es más, aquí la Policía ni siquiera amonesta a quien porta la enseña ilegal republicana.

Iván Ilich, nada que ver con el pensador austriaco, un buen día murió y él creía que eso nunca ocurriría. Ojo con la libertad en España, está en serio riesgo.

El Astrolabio ( ABC )