LO QUE SE JUEGA ESPAÑA EN GALICIA Y PAÍS VASCO

Una de las maneras de analizar el resultado de las elecciones que se celebran hoy en Galicia y el Pais Vasco consiste en ver hasta qué punto los electores de estas dos comunidades son partidarios de cambiar radicalmente las cosas, como plantea para toda España la coalición de Gobierno social comunista.

Lo que dicen las encuestas sin excepción es que a pesar de las características dispares de los dos territorios, en ambos se puede anticipar la expresión mayoritaria de continuidad y estabilidad, muy lejos de la incontinencia ideológica y sectaria que ha marcado los primeros meses del Gobierno de Pedro Sánchez.

La esencia de la «coalición Frankenstein» que sustenta la mayoría de Sánchez e Iglesias se presenta con distintas formulaciones, como proyecto o como alternativa, y en todas las encuestas publicadas y sin publicar tanto el PSOE como Podemos y sus satélites no salen bien parados.

Tan evidente es esta perspectiva que desde los múltiples aparatos de propaganda se ha utilizado incluso el espectro de la pandemia para intentar confundir a los electores, como si fuera fácil que los gallegos y vascos se olviden de la desastrosa gestión que ha llevado a cabo el Gobierno central en este campo. Hasta el punto que Sánchez se ha buscado un pretexto perfecto para no tener que implicarse personalmente en la campaña.

La situación en nuestro país es aún de una gravedad extrema en lo sanitario y sobre todo en lo económico. Lo que España necesitaría es un Gobierno sensato y con capacidad de entenderse civilizadamente con los partidos de la oposición para intentar que el país pueda atravesar este trance con el menor daño posible.

Puesto que en estos meses ya se ha puesto de manifiesto que eso no será factible, lo único que pueden hacer los electores vascos y gallegos es aportar estabilidad y sosiego en estas dos regiones.

ABC