LOS ENCHUFES DE CARMENA

Ahora Madrid llegó al Ayuntamiento de Madrid blandiendo soflamas contra el poder omnímodo del PP a lo largo de un cuarto de siglo. En cambio, ha bastado una legislatura para comprobar que el populismo incorpora rápido los vicios de la vieja política, entre ellos, enchufar a los suyos y regar de subvenciones a empresas y entidades afines.

El objetivo de esta reprobable política no solo es beneficiar económicamente a colectivos cercanos al equipo de Gobierno de Manuela Carmena, sino tejer una red clientelar para consolidar el fallido invento de Ahora Madrid.

La concesión arbitraria de ayudas no es una novedad. Por desgracia, se trata de un mal endémico instalado en la política española. En este caso, lo más lacerante no solo es que se repita este tipo de prácticas sino que quien incurre en ellas prometió lo contrario y alardeó de higiene democrática antes de alcanzar el poder. Sin embargo, tal como ha publicado EL MUNDO, Carmena dio fondos a título personal a 21 socios de cooperativas y sociedades laborales con vínculos con Ahora Madrid, Podemos y el 15-M. Y tal como publicamos hoy, el ex tesorero de Ganemos resulta una pieza clave en la concesión municipal de subvenciones a dedo y contratos menores a afines al amparo de la “economía social”.

Lo que Íñigo Errejón llamó “instituciones populares de resistencia” no son más que empresas y colectivos integrantes de una gran estructura clientelar orientada a lograr la hegemonía de los populistas en Madrid. Los mismos populistas que, de manera hipócrita, claman contra el inaceptable enchufismo alentado por el PP y el PSOE.

El Mundo