¿ Y LOS ERE EN ANDALUCÍA, NO SON CORRUPCIÓN ?

Esta semana, en el Congreso de los Diputados, un colega de profesión, hablando del caso del master de Cifuentes, me decía que era uno de los mayores escándalos que había conocido en política. A mí se me quedaron los ojos “ojipláticos” porque viniendo de un profesional de los medios de comunicación, que ha conocido, como yo, tantas barbaridades, es muy preocupante la visión parcial de lo que está sucediendo. Máxime cuando el tema Cifuentes está coincidiendo con el juicio de los ERE en Andalucía.

Pocos medios de comunicación están dedicando el mismo espacio a estas dos noticias. Siendo importante el tema de Cifuentes, por lo que tiene, si se confirma, de haber ofrecido información que no se ajustaba a la realidad; mucho peor es, si se confirma, el desvío del dinero destinado a los desempleados de los andaluces a prejubilaciones de oro, negociadas a dedo y muchas corruptelas más.

En este país hay ideologías que tienen patente de corso y otras a las que se las machaca sin piedad por asuntos mucho menores.

Como digo siempre, yo no voy a defender al corrupto ni al que cometa una ilegalidad, pero no entiendo por qué Ciudadanos pide inmisericorde la dimisión de Cifuentes y no la de Susana Díaz, por haber pertenecido a Gobiernos socialistas que, al parecer, y a la espera de una sentencia judicial, tienen también manchadas las manos de corrupción.

Paloma Cervilla ( ABC )

viñeta de Linda Galmor