LOS GAYUMBOS DE PUIGDEMONT

Tras el bochorno que supuso el comportamiento de los independentistas en la manifestación del pasado sábado, ahora llega la Ley de transitoriedad que es, para entendernos, como si usted se va al banco con una cartilla de fabricación propia en la que ha plantado un saldo de dos millones de euros pretendiendo que se lo abonen.

La alegre muchachada de puigdemones da un paso más en su pretensión de legislar desde la ilegalidad arrogándose además la potestad de conceder dobles nacionalidades y de mantenerse sí o sí en la UE esgrimiendo unos tratados internacionales que no existen. De traca, oigan.

Ely del Valle ( La Razón )

viñeta de Linda Galmor