El tiempo pasa volando y pronto, antes de que nos demos cuenta, los gorriones pelones estarán ya ocupando los nuevos nidos de este año, pujando con sus hermanos por el saltamontes que les ha traído su madre.
Entre tanto, nuestro gobierno comunista seguirá ocupado en esas hercúleas tareas tan importantes y tan urgentes como cambiar de nombre a las calles, memorias históricas, profanación de cadáveres o aliviar el desasosiego que el color rosa produce a nuestra señora ministra de Igualdad.
Si no fuera por lo que nos estamos jugando sería para echarse a reír. Pero no, es para echarse a llorar. Nuestro país se está yendo por el sumidero y tristemente eso es a lo que se dedica nuestro gobierno. A eso y a subirnos los impuestos hasta la confiscación de nuestros sudores.
Estamos en un momento clave de nuestra historia. Jugándonos nuestro destino de nación. Nos merecemos algo mejor que esta caterva de obsesos ideológicos en estos tiempos determinantes de nuestro futuro.  Y lo que es peor, del futuro de nuestros hijos y nietos.  Se necesita un golpe de timón urgente.  Como podría darse este cambio en un corto plazo?
Un compañero de este Diario aboga por una dictadura democrática al estilo romano, con sus límites y reglamentaciones. El problema es poner de acuerdo en un nombre a quienes nunca se ponen de acuerdo en nada. Y mucho me temo que desde Vox a los Podemitas acabasen recurriendo al nefasto Felipe González.
Así pues, en nuestras filas debemos poner a trabajar la imaginación y la creatividad.  Y creo humildemente que para que saliese un nombre de nuestras cohortes lo primero que habría que hacer es lograr la unificación de nuestra gente, dispersados en un sin fin de partidos minúsculos de antigua o reciente creación.
El intento de ADÑ es válido y prometedor pero yo iría más allá y propondría crear una nueva FET de las JONS que agrupase a todo lo que no huela a PP (siendo VOX el nuevo PP II).
Este partido o movimiento estaría dirigido por un triunvirato compuesto por Norberto Pico, Manuel Andrino Lobo y el carlista Sixto y centraría todos sus recursos y esfuerzos intelectuales y físicos en atraer los votos que se han marchado a Vox y a llegar también a las masas obreras tan sedientas de algo que borre de sus mentes la pesadilla multiculturalista.
Con un poco de buena voluntad por parte de todos se podría lograr. Y de este caldo de cultivo ya saldría el cirujano de hierro si hace falta. Es la hora de aunar esfuerzos y actitudes, simplemente por que tenemos que salvar una patria que se nos va al garete.
La situación es tan terrible y excepcional que no dudo de que esto sería posible. Esta concentración de esfuerzos tan necesaria y tan urgentemente pedida por el subconsciente de nuestros compatriotas.  Es cosa de ponerse a ello por parte de nuestros jefes. Y yo creo que la respuesta seria positiva por parte de todo el mundo.
Y nada más. Ojalá que cuando los gorriones pelones estén en sus nidos esta tarea ya estuviese resuelta. Las inteligencias de todo este segmento social tienen que ponerse desde ya a trabajar en ello. Es la salida que hay a este atasco.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )