¿ LUTO, DIGNIDAD O PURO MARKETING ?

Desde este miércoles tenemos luto oficial en toda España porque así lo ha decretado el Gobierno social comunista de Sánchez. ¿Hacerlo un par de meses antes? ¿para qué? ¿Acaso han visto que somos muchos más los que empatizamos con las víctimas de esta pandemia que los que apoyan a su Gobierno de trileros?

No todo vale por puro marketing, la corbata y el sentimiento por el alrededor de los 30.000 muertos tendría que haber sido antes cuando la pandemia colapsaba las consultas, cuando las muertes eran cientos y cientos diarias y también cuando los sanitarios pedían a gritos más mascarillas y vestuario para protegerse para no ser contagiados por el COVID-19 y que, por cierto, este último grupo social aún las sigue reclamando.

Pasaban los días y los meses y nunca Sánchez tuvo la empatía de ponerse una corbata negra antes de esta jornada de luto. ¿Forzado por el marketing o por afán de mal protagonismo para que se hable de él en los medios? Esa era la pregunta que yo me hacía y la que me sigo haciendo en este momento.

Ahora parece que le preocupan más las víctimas mientras que con anterioridad lo que le gustaba era hacerse la víctima buscando tanto él como su partido la demonización de los diferentes líderes de la oposición por el simple hecho de que estos se dedicaban a criticarlo: por cada rectificación en cada medida, por la omisión de datos que aunque en la vida real ‘omitir’ no sea mentir, hacerlo en las profesiones relacionadas con el interés general debería de ser atentado contra el estado pero claro, como bien sabemos, vivimos en una sociedad en la que impera el fanatismo y los hooligans de Sánchez jamás admitirán los errores del presidente del Gobierno, esos mismos fans que como siempre digo tratan la política como si fuera un equipo de fútbol en vez de apelar a la autocrítica.

Tenemos un presidente del Gobierno a mi entender completamente cínico y ególatra que está manchando el nombre de la ‘vieja retaguardia’ socialista, que tanta admiración pudo crear años atrás y que, aunque estos tuvieran sus equivocaciones, eran políticos honestos dignos de admirar.

Se me vienen a la mente dos eminencias del PSOE como: Alfonso Guerra y Rodríguez Ibarra que representaban los valores del buen socialismo y no el del ‘malo’ que considero que tenemos hoy en día. Ambos eran ‘guerristas’ y ‘cañeros’ pero al mismo tiempo defendían los valores de los españoles por encima de todo.

Pero lo más admirable de estos que cito estaba en que cuando tenían que ser críticos con su partido por alguna cosa que consideraban que no era apropiada por el bien de los españoles, así lo manifestaban.

Rara vez veremos en la bancada socialista y seguramente también en los otros partidos que se apele a la autocrítica como lo hacían estos dos grandes líderes de la política y sí, ya no diré solo del socialismo sino de la política en general porque, aunque ellos como bien digo tuviesen sus errores o equivocaciones (como todos las tendremos en nuestra vida cotidiana) no son: ni de la misma envergadura que las del actual Gobierno social comunista ni tampoco de la misma cuantía de veces que las de estos.

El Gobierno, el luto por la pandemia lo tenía que manifestar hoy en día no por sus palabras sino por sus hechos, haciendo lo mejor por el bien de España y por cada ciudadano que hay en este país: les voten o no; también por cada integrante las Fuerzas de Seguridad del Estado sean personas de su cuerda ideológica o no y también por cada Sanitario que como bien dije más arriba aún se sigue quejando por la falta de material sanitario.

Todo lo demás, hoy en día, considero que no procede y espero que esta ‘nueva normalidad’ que tanto menciona este Gobierno se convierta en una normalidad real para que los españoles podamos retomar el rumbo de nuestras vidas.

Jonathan Turrientes ( El Correo de España )