Lo siento, señores,  he visto y escuchado atentamente (eso sí, encerrado en la jaula del virus comunista) y la primera impresión es la más parecida a aquella del Coronel Moscardó  cuando las tropas de Franco liberaron el Alcázar.
–¡Sin novedad en el Alcázar, mi general!
Y con barbas de tres meses, ojeras profundas y desahuciado,  se cuadra y saluda al general Varela que llega eufórico y sonriente e impecablemente uniformado… y dejando ver a su alrededor un montón de escombros y un edificio semiderruido y en esqueleto.
Pues, así he visto a S M el Rey esta noche, ya que mientras, impecablemente vestido, serio pero sonriente, daba una ¡Novedad! moderada y tranquilizadora,  a su alrededor, por delante, por detrás, arriba, abajo, se podían ver los escombros de un país que semi derrumbado y descompuesto, se hunde en la miseria comunista.
 º En Cataluña no pasa nada.
         º Da a su padre un ligero tirón de ovejas.
         º A los millones del paro ¡ sin novedad en el frente!
         º A los del hambre y la miseria, que la fe mueve montañas.
         … y  a los del virus  asesino que hay que colocarse mejor el bozal.
    Lo dicho.
¡Mi general, sin novedad en el Alcázar! ¡Viva España!… ¡man que pierda!.
     Ave, César,  Morituri te salutant.
PD…      y fueron felices y comieron perdices. Aquí no pasa nada y si pasa se le saluda. Somos los mejores del mundo… y los más valientes, y los  más trabajadores. Bueno, pues hasta el año que viene ¡¡ en Estoril !!.
Julio Merino ( El Correo de España )