¡ MAMÁ, QUIERO SER MINISTRO !

Sólo me falta, mi niña
Portavoza, ser ministro,
y creo que tengo a Sánchez
por los cojines cogido.

Y de aquí a muy pocos días
–en su palabra confío–,
me llamará a su despacho,
me abrazará con cariño,
y me dirá sin celajes:
–Pablo, te nombro Ministro
De Trabajo, de Exteriores,
E Información y Turismo–.

¡ Tres carteras, tronca mía!,
mi sueño se habrá cumplido,
y tú estarás a mi lado,
con el más caro vestido,
para acudir a La Granja,
a la fiesta del Caudillo,
que vamos a trasladar
Del Valle de los Caídos.

Ya se lo dije a mi madre,
cuando era muy pequeñito
y aún no tenía coletas:
–Mamá, quiero ser ministro–.

Alfonso Ussía