MANO DURA Y EN CALIENTE

Si los partidos políticos, y la sociedad, tuvieran entre sus principios la coherencia, hay un argumento muy manido que jamás debería volver a usarse, aquello de que “no se puede legislar en caliente”. Porque, después de la sentencia sobre La Manada, todos, incluido el Gobierno, han dicho que van a revisar la legislación porque no les gusta la sentencia. Tan en caliente que lo han dicho tan solo unas horas después de la sentencia y en mitad de las manifestaciones callejeras.

Y si la izquierda fuera coherente, debería añadir a la rectificación anterior otra de mucho mayor calado sobre su supuesta filosofía del castigo y de la reinserción. ¿Pero no estaba la izquierda en contra de la prision permanente revisable porque la considera una “venganza”? ¿Pero no decía que la finalidad de la cárcel es la reinserción y no el castigo? ¿Y ahora considera que 9 años son pocos y los de La Manada deben ser mucho más castigados porque en su caso la sentencia ha de ser durísima y ejemplarizante y da lo mismo su reinserción?

La próxima vez que nos hablen de que no hay que legislar en caliente, habrá que recordar lo de las últimas horas. Y la próxima vez que la izquierda diga de las condenas judiciales que son vengativas o que la prioridad es la reinserción les hablaremos de La Manada…

Edurne Uriarte ( ABC )