Aparquemos la propaganda, la frivolidad y el aprovechamiento políticos y tomémonos muy en serio el Covid-19.

Este virus ya ha demostrado su capacidad para hacer el mal en el cuerpo humano. Ahora sus estragos van directamente al campo social. El Covid-19 ha destruido más empleo en España que ninguna otra circunstancia en los últimos años.

Está claro que no se pueden repetir ni el estado de alarma ni el confinamiento masivo. Hay otras alternativas. Hay otro modelo.

Aunque se nos dijo que no había plan B, creo que va siendo hora de que Gobierno central y Autonomías se coordinen para hacer frente a una pandemia a la que aún le quedan muchos meses de vida.

Es el bien común, el interés general el que debe primar en la actuación de las administraciones y en la propia opinión pública.

Olvidemos la demagogia, los aplausos artificiales y el lenguaje bélico, pongámonos manos a la obra para hacer frente de manera inteligente a este enemigo común, tanto en la vertiente sanitaria como en la económica.

No es una cuestión de ideología ni de siglas, es una cuestión de personas.

El acuerdo es posible.

El Astrolabio ( ABC )