MANUEL CHAVES Y J. ANTONIO GRIÑÁN NO SE SENTARÁN EN EL BANQUILLO

A veinte días de que comience en la Audiencia Provincial de Sevilla el juicio principal de los ERE, el de la trama política que enjuiciará a los expresidentes de la Junta de Andalucía junto a 22 exaltos cargos, todo son preparativos en los tribunales donde los funcionarios se afanan en que esté listo el dispositivo.

Una de las principales novedades es que Manuel Chaves y José Antonio Griñán no se sentarán en un banquillo al uso, sino que lo harán en sillas como ocurrió en los juicios de la Gürtel o hace años en la Malaya. Serán sillas corridas que ya están preparadas en la sala de la cuarta planta de la Audiencia, la que utiliza habitualmente la sección III, una habitación no muy grande y en la que ha habido algunas novedades: se han ampliado los estrados para dar cabida a todos los abogados de las defensas y las acusaciones particulares. Hay que tener en cuenta que además de los tres jueces y el fiscal anticorrupción, en el juicio están presentes los letrados de los imputados y la acusación particular del PP.

Se ha cambiado la tarima del suelo y se han dispuesto sillas alineadas para los procesados además de la pantalla de televisión que dará señal a la prensa. ¿Por qué sillas en lugar del tradicional banquillo?Según el presidente de la Audiencia, Damián Alvarez, la elección del mobiliario, en la que han intervenido la Junta de Andalucía junto con la Audiencia y el juez ponente, Juan Antonio Calle, se ha hecho por motivos de espacio y de «facilidad». Alvarez afirma que en el clásico banquillo utilizado en otros juicios, «es más difícil que quepan» todos los imputados ya que son 22 los procesados en la «trama política» del mayor caso de corrupción de la historia de Andalucía.

Además está previsto un dispositivo especial de seguridad que aún se está ultimando. Habrá una especial protección, dado que se trata de un proceso en el que hay políticos encausados. Para evitar aglomeraciones o «escraches» se colocarán vallas rodeando el perímetro de la Audiencia.

En cuanto a los medios de comunicación, aun está por ver quiénes podrán entrar en la sala ya que, en principio, los periodistas deberán seguir las jornadas desde la sala de prensa que se está poniendo en marcha en el edificio colindante, el de los juzgados, desde una pantalla de televisión por circuito cerrado, una sala aún no finalizada. El redactor tendrá que salir del edificio lateral y subir hasta la cuarta planta de la Audiencia para llegar a la sala. Y parece que serán únicamente cinco los periodistas que entren en las sesiones.

Los jueces que dictarán la sentencia, Juan Antonio Calle como ponente, Pilar Llorente y Encarnación Gómez, se dedicarán en exclusiva a un juicio que se prevé largo ya que tras las cuestiones previas, fijada los días 13, 14 y 15 de diciembre, se reanudará el 9 de enero y se desconoce cuánto durará. Los otros tres magistrados de la sala llevarán el resto de asuntos y se ha solicitado un refuerzo de otros tres. Sin embargo, ese refuerzo que se prevé para enero, ni siquiera ha sido aprobado por el CGPJ aún. De momento, sólo hay un funcionario extra.

El ponente, Juan Antonio Calle, que se operó recientemente de menisco, lleva semanas estudiando el caso. En su mesa tiene peticiones del fiscal de diez años de inhabilitación para Chaves por prevaricación continuada a la que se suman otros seis de cárcel por malversación para Griñán. Junto a ellos serán juzgados otros seis exconsejeros, Gaspar Zarrías, Magdalena Alvarez, Francisco Vallejo, Carmen Martínez Aguayo, Antonio Fernández y José Antonio Viera.

Mercedes Benítez ( ABC )