MANUELA Y LAS ÉLITES

La sección de Madrid de este periódico ha dado con la clave para entender la derrota de Manuela Carmena en las últimas elecciones municipales. Ayer el gran Roberto Bécares explicaba que el Puente de Vallecas, fundamental para la victoria de Ahora Madrid en 2015, era el barrio en donde más habría crecido la abstención y en donde sobre todo, el díscolo Sánchez Mato habría cosechado mayor número de votos. [Inútiles para la izquierda por otro lado].

En resumen: el clásico abandono de las clases populares para centrarse en las élites. [Aunque recordemos que ni siquiera una movilización de ese voto hubiera bastado para vencer al centroderecha del 28A]. Los vecinos entrevistados por Bécares lo resumen mejor: «La alcaldesa se ha volcado con el centro y nos ha olvidado».

Quizás ustedes identifiquen las élites con Amancio Ortega pero pese a que es el hombre más rico de España y emplee a casi 48.000 personas, el dueño de Zara vive al margen (o al menos, eso intenta) de esos «cenáculos» y «sanedrines» que al parecer deciden lo que debe ser España. Las élites son otra cosa. Las élites vienen a ser todos aquellos (periodistas, intelestuales, artistas…) capaces de influir en la opinión pública y que de alguna manera definen el espacio de lo políticamente correcto. Lo que es «facha». Y lo que no.

Carmena, Errejón, Maestre, Clara Serra… son el ejemplo más evidente de lo que son esas élites herederas de la izquierda exquisita, el radical chic, la gauche caviar. Errejón y «Manuela» con los Javis. Con Almodóvar. Con Fernando Tejero y Dani Rovira. Sin restarles méritos ni talento… ¿qué tienen que ver sus intereses con los de otros vecinos? «Yo soy de izquierdas y tengo amigos de izquierdas que han votado a la derecha para que les quitaran Madrid Central.

Ahora están muy contentos», contaban en el reportaje. Recordemos también que en febrero, unos jóvenes de Frente Obrero, un grupo de ultraizquierda, ya habría advertido a Errejón cuando hacía precampaña por el barrio de Hortaleza. «Además de un carril bici y poemas en los semáforos y un par de gilipolleces más habéis hecho poco. Nosotros hemos visto que os habéis vendido como el gobierno del cambio, tanto tú como Carmena y como Pablo Iglesias, pero en realidad no hemos visto nada».

Es curioso pero esas mismas palabras las podría haber suscrito cualquier señora del Barrio de Salamanca.

Por otro lado la izquierda sigue sin aprender. ¿Se acuerdan de lo poco que le sirvió a Hillary que le apoyara Beyoncé? Las élites solo importan a las élites.

Emilia Landaluce ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor