MARLASKA: ALSASUA Y LA BAJEZA MORAL

Produce estupor que un partido como el PSOE transija con que la derrota de ETA debe ser secundada por la apropiación de la calle de quienes jaleaban a la banda criminal en tantos lugares del País Vasco y Navarra donde el Estado parece inhibirse.

Es lo que se deduce de la cascada de declaraciones de miembros de este partido y del Gobierno criticando la manifestación constitucionalista y de apoyo a la Guardia Civil en Alsasua.

Que nada menos que el ministro del Interior, Grande-Marlaska -jefe al fin de los miembros que fueron agredidos en esta localidad-, diga que actos así generan «crispación» representa una bajeza.

Si el mismo Estado permite que triunfe la intimidación sólo cabe preguntarse qué se entiende por la derrota de ETA.

El Mundo