El aumento del gasto previsto en los Presupuestos de 2023, de marcado carácter electoralista, va acompañado en el proyecto de las cuentas públicas de una partida que aumenta considerablemente el coste de la plantilla de asesores que rodean al presidente del Gobierno.

Tres millones de euros más, hasta superar los veinte millones, permitirán al departamento que dirige Félix Bolaños fichar a unos cincuenta nuevos asesores, lo que va a aumentar la ya abultada cifra de personal que trabaja para el jefe del Ejecutivo en un año en el que la propaganda va a ser clave para tratar de invertir la tendencia de las encuestas.

Cualquier equipo de gobierno –también los del PP, pródigos en fichajes y asesorías con cargo al presupuesto– necesita de ayuda externa para llevar a cabo su gestión, aún más si esta se desarrolla en una coyuntura crítica.

Servir a la nación debe tener recompensa; contribuir a una empresa puramente política y personalista, en cambio, responde a otro tipo de servicio.

ABC