MEMORIA HISTÓRICA

Casi siempre la historia no perdona, y las hemerotecas tampoco, al mover la MEMORIA HISTÓRICA también os salpica.