MESES DE DESGOBIERNO Y DECRETAZOS

Cuando Pedro Sánchez alcanzó La Moncloa de manos de los grupos políticos declarados enemigos de la España constitucional del 78, se intuía ya que su ambición y capacidad para soportar un medio adverso, imposible, derivado de su ínfima minoría parlamentaria, marcaría la duración de la legislatura.

Siete meses después, el gabinete presenta los síntomas inequívocos de agotamiento que tendría un Ejecutivo tras una o dos legislaturas.

Pero Sánchez camina decretazo tras decretazo de espaldas a las urnas.

La Razón.

Viñeta de Linda Galmor