Ministra de Transportes, fue usted la que por la tercera semana del pasado septiembre se dio un paseo triunfal por la nueva variante ferroviaria de Pajares en un denominado viaje de pruebas que más bien se trató de una pre-inauguración, acompañada de toda una corte de autoridades autonómicas, asesores y demás palmeros.

A este viaje le hemos dedicado un artículo (AQUÍ ) en el que dejamos claro las mentiras y los engaños de todos los presidentes y ministros que han pasado por el gobierno y el ministerio desde 2004 hasta hoy. Y ya veremos cuando acaba esta opereta que nos ha costado a los contribuyentes casi 5.000 millones de euros, de los cuales más de la mitad han sido sobrecostes.

En fin, todo un desastre ingenieril, económico y eso que tanto preocupa ahora, ambiental, donde todas las personas que pueblan -cada vez menos- el norte de la provincia leonesa, sufrieron sequías por los desastres de las obras de la variante en los acuíferos zonales.

Ministra, mire bien estas fotografías de un accidente ocurrido en Pajares la pasada semana, del que nos imaginamos alguien le habrá informado. Pues, ocurrió que un argayo atrapó en la madrugada del pasado día 29 a un tren en la línea León Asturias, hizo descarrilar el convoy, que se estrelló contra un lateral del túnel y atrapó al maquinista bajo el derrumbamiento. Los bomberos, desplazados hasta el lugar, consiguieron liberarle. y afortunadamente está fuera de peligro.

Han pasado ya muchos días y usted, ministra, no se ha dignado visitar la zona del accidente y preocuparse por la marcha de los trabajos para dejar expedita la vía, así como visitar a maquinista, que en definitiva es también un empleado suyo.

Bien se da prisa para salir en los papeles, abrir telediarios, haciendo que hace una pseudo inauguración, bien acompañada de acólitos, apuntándose en falso un tanto que en absoluto le corresponde, como tampoco le corresponden a sus antecesores en el cargo, a los que a todos les ha importado un bledo los retrasos y los sobrecostes. Pero nada le preocupa ir al lugar del accidente y dar la cara, apoyando a quienes están trabajando día y noche para restablecer el servicio ferroviario.

Esto, en román paladino se llama indignidad, como poco. Pero, qué podemos esperar de un persona, que quizá provenga de la lamentable Logse, ley que hizo su partido para fabricar analfabetos y que los méritos que la adornan no pasen en demasía de ser los méritos chusqueros de una militancia partidista.

Ustedes, la mayor parte de los políticos, están para las maduras, pero no para las duras. Las duras quedan para otros, para los gobernados, o los votantes y mientras no toquen elecciones, pues …. que nos vayan dando.

Le repetimos ministra, nada tiene usted mejor que hacer que coger un tren y plantarse a sufrir con los que se están llevando la peor parte. y abrir cuánto antes la nueva variante que evite otro enésimo más accidente, eso sí guardando todas las seguridades imaginables e inimaginables.

José Enrique Villarino ( El Correo de España )