MIS DESEOS MEJORES, QUE LOS DE MESIÉ

–¿Cómo me hallo, sin matiz?
–Feliz.

–¿Qué me emociona a mi edad?
–Navidad.

–¿Y a quiénes somos deudores?
–Lectores.

Hoy me toca echarles flores,
pero no es pelotilleo:
son ustedes los mejores,
y por eso les deseo
feliz Navidad, lectores.

***

–¿Cuál es mi solicitud?
–Salud.

–¿Qué más le pido al Creador?
–Amor.

–¿Y por otra parte, qué?
–Parné.

Feliz Navidad, Mesié.
Y aunque le resulte extraño,
deseo que Dios le dé,
en este próximo año,
salud, amor y parné.

Fray Josepho ( Libertad Digital )