MIS MEJORES DESEOS

Por la presente misiva,
participo a los lectores
mis propósitos mejores
para el que año que ya arriba.

En amable comitiva
con el fraile mendicante,
les deseo un año entrante
que no sea muy jodido…
porque todo lo ocurrido
ya acojona lo bastante.

Como la paz es barata,
les deseo mucha paz.
Sé que Sánchez es capaz
de meter mucho la pata.

Se me ponen de corbata
cuando pienso en el futuro,
pero ¿a qué pasar apuro
y ciscarnos en su estampa,
si, al final, igual escampa,
y salimos de lo oscuro?

A los independentistas,
esos tipos enfadados,
siempre tan malencarados
como viejas camorristas,
deseo cosas no vistas:
hormigueos y picores
que entretengan sus ardores,
picorcillos y pruritos
que aplaquen sus apetitos
de vivir tiempos mejores.

Y ya puestos a pedir,
no pidamos dones magros:
¡vamos a pedir milagros
al ignoto porvenir!
Abramos el elixir
de una España sin complejos,
donde jóvenes y viejos
se den cuenta de que, juntos,
se arreglarán los asuntos
y podremos llegar lejos.

Monsieur de Sans-Foy ( Libertad Digital )