MISTERIOS

La pasión de Sánchez por los secretos es inversamente proporcional a su número de escaños: 84, el peor registro del socialismo. Si hay algo que caracteriza a las democracias modernas es la transparencia, la ausencia de misterios y ocultaciones.

Los encubrimientos y los enigmas son más propios de aprendices de brujos de repúblicas bananeras del siglo pasado. Nadie entiende que en la democracia española el líder socialista llegue a ocultar algo tan trascendente como la conversación que ha mantenido con el golpista Torra.

Sánchez debe de pensar que esto es su finca particular, y España es de todos. Le tomó gusto al secreto y ahora estamos esperando saber qué se esconde detrás de tanto sigilo por el uso del avión público para ir a un acto privado en Castellón; o qué intimidad hay que preservar cuando utilizó el helicóptero para ir a la boda de su cuñado; o qué incógnita se guarece tras la falta de explicaciones del gasto de las dietas, que todavía no ha explicado.

Pero lo que ya es muy grave es que no responda ante la ciudadanía española de lo que habló o acordó con Torra. Esperamos que hoy se explique, a pesar del pánico que le dan las ruedas de prensa.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor