MORIBUNDA DEMOCRACIA

El anuncio del Gobierno que hicieron Sánchez e Iglesias pinta mal para la democracia. Las formas y los contenidos son peor que preocupantes. Son la constatación de que las formas democráticas han desaparecido. La Abogacía del Estado ya no existe.

Ahora es solo la Abogacía del Gobierno en Funciones. No hay institución del 78 que no esté dañada. Los días elegidos para llevar a cabo la investidura solo tienen un objetivo dejar claro que la Oposición es solo una palabra vacía. Mandan los separatistas, los comunistas y los socialistas.

Ejercerán el poder sin respetar a nada ni nadie. La mitad de la población sigue como ganado lanar a separatistas, comunistas y socialistas. Y siempre hay que citar por ese orden a los que mandan, a los que nos tratan como súbditos, a los jefecillos de los clanes que han perdido las elecciones, pero juntos suman un voto más que la llamada Oposición. Se presentan como «demócratas,», pero desconocen el verdadero significado e la palabra.

El resto de la población trata de ejercer sus capacidades ciudadanas, pero las agencias de socialización políticas de corte democrático están asustadas o dando gritos histéricos sin saber qué hacer.

Los separatistas, los comunistas y los socialistas conforman un conjunto de politicastros que vive de lo que desprecia: España. No gobernarán para la mitad de la población. Ojalá. Nos mantendrán asustados y en estado de zozobra permanente.

La forma de presentar el pacto los separatistas, comunistas y socialistas solo puede tildarse con un palabra: zozobra –de sub supra–. Denominamos zozobra al estado de quien no tiene piso o suelo estable en que apoyarse. Los españoles de bien empiezan a experimentar de modo más o menos lúcido qué es la zozobra.

A la inseguridad en la que vive per se todo ser humano hay que añadirle el pacto de gobierno de separatistas, comunistas y socialistas. Ese pacto es solo un indicio de la tragedia que se cierne sobre los demócratas españoles. La prohibición de hacer preguntas a la prensa revela el destino patrio. No quedará nada de lo que fue construido entre el 76 y los atentados terroristas que llevaron a Zapatero al poder.

Asistimos al último embate de los terroristas, los separatistas, los comunistas y los socialistas contra la democracia. Estos politicastros desconocen por completo el sentido de la palabra autolimitación. Sin esa capacidad es imposible política alguna.

Sin capacidad para autolimitarse nadie puede respetar al enemigo. Cuidado, amigo lector, yo no hablo de prudencia política sino de algo más elemental. Me refiero a la condición básica para hablar con el diferente. Por eso, precisamente, esta gente no gobernará para la mitad de la población, sino que ejercerá poder en beneficio propio y de las camarillas de sus respectivos partidos. Bajo el imperativo de que ellos suman un voto más que sus opositores ya están cometiendo todo tipo de tropelías.

La primera frontera, pues, asaltada por Sánchez-Iglesias no se refiere a negarle la palabra a los periodistas para impedir el desarrollo de una opinión pública política madura y desarrollada, sino a su propia conciencia de la limitación para ejercer el poder. La vía democrática para gobernar a los españoles ha entrado en fase terminal.

Agapito Maestre ( Libertad Digital )