Los Mossos recibieron la alerta de atentado en Barcelona de la CIA el 25 de mayo.

Jueves, 25 de mayo. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos contactaron con los Mossos d’Esquadra para transmitirles una información confidencial y muy relevante: los indicios recabados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en sus siglas en inglés) que apuntaban a que el Estado Islámico (ISIS) planeaba atentar este mismo verano en «zonas turísticas muy concurridas» de Barcelona, y «específicamente en la Rambla».

Jueves, 17 de agosto. Una hora después del atentado de la Rambla, la web de EL PERIÓDICO informaba de que la policía catalana había recibido esta concreta advertencia hacía «dos meses». La exclusiva de este diario fue desmentida en días posteriores, con rotundidad dispar, por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el ‘conseller’ d’Interior, Joaquim Forn, y el ‘major’ de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero.

 Todos ellos pretextaron que la policía catalana intercambia información con otros cuerpos policiales, no con los servicios de inteligencia internacionales, al ser esta última una competencia exclusiva del Estado. Este diario ha intentado recabar sin éxito la versión de los Mossos sobre esta información.
Una vez desactivada la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils, e identificadas todas las víctimas de las acciones terroristas, este diario está en condiciones de desvelar íntegramente el comunicado remitido por el National Counterterrorism Center (NCTC), el organismo que coordina a una veintena de agencias federales de información y espionaje de EEUU, incluidas la CIA, la National Security Agency (NSA) y el Federal Bureau of Investigations (FBI).

La escueta pero elocuente nota, que obra en poder de EL PERIÓDICO, fue enviada el mismo día, el 25 de mayo, a la policía catalana, a las fuerzas de seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil), al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

«Información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017 indicaba que el Estado Islámico de Irak y ash-Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España, específicamente en la calle La Rambla».

¿Por qué los servicios antiterroristas y de espionaje estadounidenses, que como bien destaca el Govern tienen como interlocutores habituales en España a sus homólogos del Estado, contactaron directamente con los Mossos? La respuesta a esta incógnita figura en el primer pasaje de la comunicación remitida por el mando antiterrorista de EEUU: esta información tan sumamente sensible, puntualizaba el NCTC, solo podría utilizarse «con fines de inteligencia» o para «desarrollar potenciales pistas de investigación», no en «procedimientos judiciales extranjeros o nacionales» ni para «fines legales, judiciales o administrativos».

Enric Hernández ( El Periódico )