NECESARIO E INSUFICIENTE

A tenor de lo escuchado ayer en el debate electoral, no creo que nadie haya cambiado su voto. Dudo que los indecisos tengan las ideas más claras hoy. Sánchez sigue sin una propuesta eficaz y esperanzadora para la economía española y todavía no nos ha aclarado cómo va a ser su relación con los independentistas.

Casado ha mostrado que su afán de no confrontar y mostrarse como un candidato civilizado le mantuvo un tanto ausente, que no siempre es malo en este tipo de justas.

Rivera fue sin duda el mejor porque demostró creer en sus ideas, las defendió con firmeza y España siempre estuvo presente en su discurso.

La gran novedad fue el entusiasmo de Iglesias por la Constitución de 1978. Su permanente apelación a la Carta Magna es una de las mejores noticias de esta campaña.

Creo, no obstante, que los españoles son muy maduros y refinados en el arte de la política como para cambiar su voto por cuatro invocaciones fervorosas de un político en un debate excesivamente encorsetado.

Son necesarios los debates, sin duda, pero el ánimo electoral en nada habrá variado desde ayer.

El Astrolabio( ABC )