¡ Santo Dios Bendito ! ¡Vaya dos patas para un banco! ¡Si Machado levantara la cabeza!… Ni Quentin Tarantino podría haber imaginado algo tan esperpéntico como a estos dos figuras ante la sepultura de uno de los grandes genios de la literatura en español.

¿Saben estos dos «pichis» que Machado es el autor de Campos de Castilla y de la Saeta y del retrato de su infancia en un patio de Sevilla?

Pues ahí están. Zipi y Zape rindiendo honores a un españolazo en Colliure. Lo siguiente será asegurar que Machado era catalán como Cristóbal Colón, la Gioconda o Messi.

Por favor, en esto de la «internacionalización del conflicto»… Que sigan así. Porque ETA firmó su finiquito cuando Francia se enteró de qué suponían las ikastolas en su territorio. A partir de ahí, la tradicional amistad hispano-francesa se convirtió en colaboración antiterrorista.

Por favor… que sigan paseándose por la Occitania. Que Manolo y Benito reivindiquen la independencia de los Pirineos Occidentales como la Cataluña francesa o la «Catalunya Nord».

¿A que no hay?

El lunático Puigdemont y el autor de las bestias hediondas que hablan español… juntos ante la tumba del autor de «Desgarrada la nube el arco iris».

PD: No hay derecho a tamaña ignominia. Ahí va mi homenaje:

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino,
sino estelas en la mar.

Quim y Carles, «si us plau» retirad vuestras suelas de esa lápida.

Ángel Expósito ( ABC )