NO ES LO MISMO.

No es lo mismo decir una idea
al sentir una mirada.

No es lo mismo estar en un sueño
que tocar la realidad de tu figura.

No es lo mismo querer,
que atrapar la energía al amar.