NO DEBE PENALIZARSE LA BAJADA DE IMPUESTOS

La ofensiva de algunos presidentes autonómicos, encabezados por Susana Díaz, contra la Comunidad de Madrid por tener una fiscalidad más ventajosa para los ciudadanos retrata sólo a quien acusa. La presidenta andaluza, por boca de su consejera de Hacienda, María Jesús Montero, señala al Gobierno de Cifuentes por practicar un supuesto “dumping fiscal” para atraerse contribuyentes de otras comunidades. Pretende con esta denuncia que el Ministerio de Hacienda legisle a favor de unos tipos mínimos para lograr una “armonización de impuestos” que de facto restaría competencias a las CCAA a la hora de gestionar sus recursos.

Engracia Hidalgo, consejera de Hacienda de Cifuentes, ya ha dejado clara su oposición a que ese tipo mínimo se aplique a impuestos como el de Patrimonio o Sucesiones y Donaciones, excesivamente elevados en comunidades como la andaluza. La Comunidad de Madrid ha demostrado que la aplicación de una política liberal que disminuya la carga impositiva repercute en un incremento de la inversión y de la creación de empleo. Si se obligase a todas las comunidades a aplicar una misma fiscalidad, dejarían de tener razón de ser las doctrinas políticas, los programas electorales y la autonomía de las CCAA

El Mundo